Estados Unidos y el gobierno de Donald Trump contra China está creando una guerra comercial con varias víctimas. Primeramente ha sido Huawei, que ya ha sido vetada y puesta en su «lista negra». Y aunque los chicos de Huawei ya preparan su propio sistema operativo ante el embargo de Estados Unidos y las limitaciones de Google, les han dado tres meses de tregua para poder afrontar su futuro a corto plazo y hacer una estrategia de mercado en tiempo récord sin que desaparezcan del mercado de los dispositivos móviles. Ahora le ha tocado también a DJI, los cuales están en el punto de mira además de otros fabricantes de drones chinos. No es una casualidad que DJI sea un fabricante chino, por lo que la guerra está servida.

Estados Unidos en alerta por robo de datos e instalar malware a través de drones chinos

EEUU va a por DJI tras el veto de Huawei

Sabemos que el negocio de los drones es un mercado incipiente, pero la compañía de DJI tiene el 80% de la cuota de mercado en Estados Unidos. Según The Verge, el Departamento de Seguridad Nacional ha lanzado una alerta sobre los fabricantes de drones chinos (incluidos DJI) por su tecnología de consumo y sus vigilancias sin permiso. En pocas palabras que sobrevuelan con los drones y envían datos a china con información de personas importantes y relevantes de diferentes lugares de EEUU.

La administración de Trump ya está investigando el asunto sobre los problemas de seguridad de los miles de drones vendidos por DJI en los Estados Unidos. Se sospecha que dichos drones se usan para robar datos e infectar redes con malware para recaudar información privada y confidencial de millones de personas.

DJI en el punto de mira

DJI y Microsoft crearán un nuevo SDK para drones

Realmente se acusa a DJI pero el departamente no ha dado muchos más detalles, todo parece ser un simple «toque de atención» a la industria china que fabrican este tipo de drones. De momento los productos de DJI (por ahora) no serán prohidos, ni tampoco van a tener consecuencias legales. Puede ser que los datos se compartan con un servidor externo a través de componentes del mismo dron que compromenten tus propios datos.

Además de todo lo anterior, se alerta que un tercero podría robar nuestros datos si el dron hiciera una transmisión sin cifrar. También podría amenazar una red si un atacante, entra a través del aparato. Todo parecen mensajes subliminales para el gobierno de china, el cual debería tener miedo y recular ante las situaciones políticas que está planteando Donald Trump.

DJI también se defiende de lo mencionado con un comunicado

Desde DJI se ha emitido un comunicado confirmando que su tecnología ha sido verificada por el propio gobierno de EEUU y muchas empresas del país. Por otra parte asegura que sus clientes tienen un control total sobre cómo se recopilan los datos, su almacenaje a la para que la transmisión.

En DJI parecen estar tranquilos

Para finalizar, el DHS (Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos) advierte a los usuarios de los peligros de comprar drones chinos, sugiriendo que los desconecten de Internet y que les quiten las tarjetas de memoria como medida de seguridad adicional, bastante fuerte. Han mencionado a DJI, pero no sabemos si realmente esconden una vulnerabilidad real en su interior, o simplemente se tratan de cuestiones políticas.

¿Qué pensáis de todo el revuelo generado ahora con DJI después de lo de Huawei?. Salu2!!! :-)