El pasado 20 de Febrero Samsung nos deleitaba con sus presentaciones en el unpacked que llevaron a cabo en San Francisco. No cabe duda que, de entre sus lanzamientos, buena parte del protagonismo se lo llevaron sus nuevos Galaxy S10, S10+ y S10E.

Y como de costumbre cuando ve la luz un nuevo dispositivo, no han tardado en aparecer las primeras pruebas de rendimiento. En concreto hoy os vamos a hablar de las del modelo plus, que francamente, es una bestia parda.

Las primeras pruebas de rendimiento del Galaxy S10+ lo erigen a lo más alto, pero sin superar al iPhone XS

Como os venía diciendo, los primeros benchmark del Galaxy S10+ han visto la luz, de acuerdo con las noticias que nos llegan de Phonearea. En estos tests han puesto a prueba a su procesador Exynos 9820 y ciertamente el resultado es totalmente satisfactorio: el nuevo buque insignia de Samsung se sitúa en lo más alto, por delante de cualquier otro teléfono con sistema Android.

Para determinar los resultados han utilizado los tests de AnTuTu, Geekbench, GFXBench y JetStream, midiendo el rendimiento del sistema, CPU, gráficos y web, como podéis observar en los gráficos siguentes:

El nuevo teléfono de la compañía surcoreana consigue un resultado de 331.252 puntos en AnTuTu (sistema), 57 puntos en GFXBench (gráficos), y 78,23 puntos en Jetstream (web). En Geekbenck el Galaxy S10+ ofrece una puntuación de 4.806 en single core y 11.416 en multicore.

Lo curioso del caso es que aunque estas puntuaciones son elevadísimas y superan a las de todos los demás teléfonos Android analizados, no consigue alcanzar al iPhone XS. Aún así, el rendimiento de este nuevo dispositivo es para quitarse el sombrero.

Por nuestra parte estamos deseando poder probar los nuevos Galaxy de 2019 para analizar punto por punto todas sus características, y poder trasladaros una opinión más objetiva de nuestra experiencia de uso.

Por cierto, en pocas horas empieza nuestra #MWC2019, así que estad atentos a las novedades :)