En ocasiones hay noticias que parecen sacadas de un periódico de sucesos y esta de hoy es una de ellas. Si no fuera por qué los AirPods fueron protagonistas indirectos podríamos decir que poco tiene que ver con tecnología lo que os voy a contar a continuación.

Y es que como ya os hemos explicado alguna que otra vez, los dispositivos pasan duras pruebas antes de salir a la venta. Aunque a Apple no creo que se le hubiera pasado por la cabeza imitar la acción llevada por nuestro protagonista, que aunque fortuita, no deja de sorprendernos.

¿Es posible tragarse un AirPod sin darse cuenta? ¿Y qué además este siga funcionando en el estomago de una persona? Pues aunque parezca increíble, sí, es posible.

Un hombre taiwanés descubrió que se había tragado un AirPod por accidente, y el dispositivo seguía funcionando correctamente incluso después de expulsarlo

Según las noticias que nos llegan del medio digital MailOnline, Ben Hsu, un hombre taiwanés se quedó dormido con los AirPods puestos en sus oídos.

Cuando se despertó, uno de los auriculares había desaparecido, lo estuvo buscando pero no lo encontraba fisicamente. Usando la función de rastreo de Buscar mi iPhone pudo localizarlos, y se quedó atónito cuando descubrió que, sin saber cómo, ¡se había tragado el AirPod!

Ben Hsu: “Revisé debajo de mi manta y miré a mi alrededor pero no pude encontrarlo, luego me di cuenta de que el sonido venía de mi estómago”

Alarmado, Ben fue al hospital municipal de Kaohsiung, donde los médicos pudieron confirmar que se había tragado el auricular. Sólo se podía esperar a que su usuario procediera a expulsarlo de forma natural, o de lo contrario, habría que operar.

De este modo, le diagnosticaron un laxante que hizo su trabajo al día siguiente. El Sr. Hsu pudo ‘reencontrarse’ con su rebelde AirPod en el lavabo de una estación de tren. Situación, por cierto, muy poco romántica.

Después de limpiar y secar el auricular descubrió que el dispositivo aún funcionaba, e incluso, tenía un 41% de batería. Nuestro protagonista calificó su experiencia como ‘mágica’.

Por otro lado, el doctor que lo atendió, Chen Chieh-fan, comentó que la cubierta de plástico que rodea el AirPod evitó cualquier efecto que pudiera haber originado el dispositivo o cualquiera de sus componentes, cómo por ejemplo la batería.

No cabe duda que se trata de una historia curiosa, que acabó con final feliz :)