En los tiempos que corren, las cámaras de los smartphones han relegado a un segundo plano a las profesionales y no porque sean mejores, sino por los resultados que ofrecen y la movilidad que tienen con respecto a las DSRL. Y un claro ejemplo es la que vemos en los iPhone 11 Pro y el youtuber sawyerhartman lo ha querido demostrar con un test muy peculiar en su canal.

En el vídeo enfrenta a la cámara del iPhone 11 Pro con una Leica de $20000 y les hace un test ciego a 4 personas que no saben distinguir qué dispositivo a tomado cada foto. Es obvio que si eres un usuario experimentado notarás la diferencia pero las cobayas en este caso han sido usuarios medios.

 

iPhone 11 Pro vs Leica de 20.000 dólares: son detalles pequeños los que marcan la diferencia

Como acabo de explicar, en este test se quería demostrar que podemos llevar un gran equipo fotográfico en nuestro bolsillo y no necesariamente necesitamos una cámara 20 veces más cara para poder realizar buenas instantáneas. Como veréis a continuación, los detalles que marcan la diferencia entre ambos dispositivos son muy pequeños y que hay que estar muy entrenado para poder verlos.

Primera imagen: el test empieza con una imagen de día con una buena iluminación. Como se puede ver, aquí el iPhone pone contra las cuerdas a la Leica porque consigue una gran nitidez con unos colores y texturas muy bien definidos. Se consigue una definición mejor que en la Leica.

Primera imagen Leica, segunda imagen iPhone 11 Pro.

Segunda imagen: en esta imagen se ponen a prueba a ambos dispositivos en una fotografía en modo retrato. Pese a que en estas circunstancias el iPhone tira de la fotografía computacional, deja mucho que desear con respecto a la Leica. Como podemos ver, en el caso del iPhone no enfoca bien el pelo de la modelo porque no entiende que es parte de ella, en cambio, la Leica sí que lo hace porque enfoca todo el plano.

Primera imagen iPhone 11 Pro, segunda imagen Leica.

Tercera imagen: en este duelo se ha querido poner a prueba la fotografía nocturna. Como podéis ver, lo primero que hay que tener en cuenta es que la capacidad de captar luz en la Leica es mucho mayor que en el iPhone por razones obvias así que por mucho que la fotografía computacional haga un  gran trabajo, que lo hace, no puede con ella. Aunque se nota mucho la diferencia, no quiere decir que el iPhone 11 Pro no proporcione un gran resultado. Como podéis ver, se nota mucho la diferencia, pero nada para echarse las manos a la cabeza.

Primera imagen Leica, segunda imagen iPhone 11 Pro.

Cuarta imagen: en esta imagen es quizá en la que más cuesta distinguir que dispositivo a tomado la fotografía, de hecho, todos los participantes han fallado. En ambos se consigue un resultado muy parecido, con unos colores e iluminación muy buenas.

Primera imagen iPhone 11 Pro, segunda imagen Leica.

Conclusiones

Es obvio que en muchas de las ocasiones que se muestran en el vídeo gana la Leica, pero en otras lo hace el iPhone. Esto demuestra que para la mayoría de los usuarios a los que nos apasiona la fotografía no nos hace falta gastar mucho dinero en una cámara profesional. Sinceramente, me ha costado distinguir por cuál de los dispositivos había sido tomado la foto en algunos de los ejemplos.