El término “insurtech” puede que no te suene mucho, pero es una palabra que está estallando como la pólvora. Como se puede prever, es una mezcla de insurance y technology. Por lo que su significado hace referencia a la unión del mundo tecnológico y el de los seguros. En otras palabras: cómo la tecnología lo está revolucionando todo, incluso el mercado de los seguros.

Y es que cada vez se está implementando más la idea de usar un reloj inteligente que controla tu salud a cambio de una reducción del precio de tu seguro médico. Tanto este concepto como otros similares se están estableciendo cada vez en más compañías de seguros.

Una rebaja en el precio de tu seguro médico gracias a la actividad monitorizada por tu reloj inteligente, así es la unión formada en el término insurtech

Aunque el mercado de relojes y pulseras inteligentes no está todavía tan generalizado como el de los smartphones, la búsqueda de una vida saludable está animando a muchas personas a usar en su día a día estos dispositivos. Y sin duda, relojes como el Apple Watch han salvado incluso la vida de algunas personas. Siguen siendo aparatos centrados en un ámbito sobretodo deportivo, pero las nuevas funciones y sensores que han ido incluyendo las compañías como Apple, Garmin, Fitbit o Samsung, los han vuelto capaces de monitorizar prácticamente todas las horas y actividades del día. Esta monitorización es algo que están aprovechando las compañías aseguradoras para controlar nuestro estado de salud y ajustar los precios a cada usuario en función de su actividad.

Antes los seguros de vida y médicos se valían de datos económicos e informes médicos para establecer a cada cliente una tarifa. Ahora, por el contrario, las compañías tienen la oportunidad de saber si el cliente hace ejercicio diario o lleva una vida sedentaria, por lo que llegan a acuerdos con los fabricantes de wearables y se los ofrecen dentro del precio del seguro.

Apple retira la actualización a watchOS 5.1 tras comprobar que bloquea algunos dispositivos

Un ejemplo reciente es el de la aseguradora Discovery con negocios en Sudáfrica y Reino Unido que ha creado el paquete Vitality. En este servicio, la aseguradora, ofrece incentivos financieros a los clientes que registren un mínimo de 10.000 pasos diarios o que realicen ejercicio intenso durante 40 minutos al menos tres veces a la semana. Para muchos puede ser la motivación que les faltaba para llevar una vida más activa y saludable. Otro ejemplo es la compañía Aetna, que ofrece planes médicos en Estados Unidos, cuenta con más 23 millones de clientes y hace un año empezaba una relación con Apple. La aseguradora quería dar gratis a sus empleados el Apple Watch y más adelante regalárselo a los clientes. En España, las aseguradoras Axa y Sanitas ya han ofrecido algunas promociones en las que se regalaba una pulsera de actividad.

El modelo de Apple Watch Series 4 se presentó en septiembre con un sensor eléctrico capaz de medir la frecuencia cardiaca con mucha más exactitud, hasta el punto de poder tomar un electrocardiograma. De momento sólo está disponible en Estados Unidos, pero irá llegando a más países cuando se regularice con las organizaciones médicas. Además, las marcas se están centrando en la monitorización del sueño, detectando incluso apneas que podrían tener graves consecuencias.

Smartwatch reloj inteligente

¿Hasta qué punto estamos dispuestos a dar nuestros datos personales de actividad diaria?

“El resultado de ese cambio de comportamiento es que las personas pueden reducir su riesgo para la salud y disminuir el riesgo de mortalidad” afirma a Telegraph el director ejecutivo de Vitality, Neville Koopowitz. Pero aunque todo parecen ventajas, ¿estamos dispuestos a dar todos nuestros datos de actividad diaria a las aseguradoras? El profesor del IE Business School alerta de este posible mal uso de los datos de los clientes en un artículo para la revista Forbes.

Para hacernos una idea de lo mucho que podría beneficiar a las aseguradoras conocer los hábitos diarios de cada cliente, la consultora McKinsey calcula unos ahorros de hasta 450.000 millones de dólares en el sistema de salud estadounidense gracias a este nuevo sistema que permitirá personalizar cada seguro al cliente y el estilo de vida que lleve.

De momento podemos estar tranquilos, ya que las leyes controlan las variaciones de precios y el uso indebido de los datos personales, así como la competencia entre compañías. Aún así, hay que ser conscientes de cómo la tecnología está revolucionando incluso el mercado de los seguros médicos. ¡Un saludo, iSenaCoders!