Si habéis estado atentos a nuestro blog muy probablemente seáis conscientes que hemos hablado en varias ocasiones de las inteligencias artificiales, del potencial que tienen ya en la actualidad y de lo que van a ser capaces de hacer en un futuro no muy lejano.

Intel, recientemente protagonista por el grave fallo de seguridad que afecta a sus procesadores, nos trae buenas noticias ya que recientemente ha mostrado su nuevo procesador llamado Loihi que puede revolucionar aún más si cabe el panorama tecnológico, debido a que su funcionamiento es lo más parecido al comportamiento del cerebro humano.

Loihi, el primer chip neuromórfico capaz de entender y aprender

Como os iba contando Intel ha dado un paso más aumentando su familia de procesadores con Loihi. Dicho procesador que ya fue presentado en septiembre del año que acabamos de dejar atrás está especialmente diseñado para imitar al cerebro humano en aspectos como el aprendizaje y entendimiento de conceptos, funcionalidad que ya desempeña al 100%.

Es lo que se conoce como ingeniería neuromórfica, concepto basado en varias ciencias e ingeniería electrónica con la finalidad de crear sistemas neuronales artificiales, robots autónomos y otros sistemas de detección visual.

Además, la compañía también tiene listo su nuevo procesador de 49 qubits, diseñado especialmente para la realización de procesos de computación cuántica y cuyas pruebas de desarrollo está llevando a cabo la firma QuTech.

La exigencia de los procesos de las IA requiere de procesadores complejos y potentes como Loihi

Lógicamente en una inteligencia artificial para poder desempeñar su función de manera correcta y esto sería lo más semejante al pensamiento humano, es necesaria más potencia de cálculo que con un procesador convencional, ahí es donde Loihi destaca por encima de los anteriores procesadores de Intel siendo capaz de canalizar esta potencia para obtener una mayor eficiencia del sistema (hasta 1000 veces más que otros de sus procesadores anteriores)

No obstante, esta eficiencia de la que os hablo llega hasta al punto de que Loihi no requiere de una gran cantidad de datos de entrenamiento para aprender un proceso. El chip sigue el modelo de comportamiento del cerebro humano, o lo más parecido a ello.

En definitiva, una bestia parda de procesador ¿qué te parece? Intel nos da una de cal y una de arena ¿no creéis?