¡Hola iSenaCoders! Desde que tengo conciencia tecnológica vengo observando que a menudo nos hemos servido de la informática para crear entornos o mundos «virtuales» que simulan al nuestro, por placer o por buscar nuevos retos.

Así, recuerdo con nostalgia juegos de mi época (hace cuatro telediarios) como Alien 8 o La Abadía del Crimen y la horas que pasé recorriendo sus laberintos. Hasta llegar a los juegos de hoy en día que cuentan con un gran realismo. Indudablemente la realidad virtual ha contribuido mucho en esta mejora.

No obstante, hay un ingrediente básico por el cual ninguno de ellos es de 10. Al menos de una forma fácil y poco invasora: el poder sentir y experimentar sensaciones en nuestra propia piel.

Esto mismo han logrado un equipo de investigadores de la Ciudad de Hong Kong (CityU) y la Universidad de Northwestern de Estados Unidos: un sistema de simulación táctil que se pega a la piel y abre un nuevo mundo de posibilidades.

El dispositivo desarrollado por los investigadores permite sentir lo que se toca en una experiencia virtual, e incluso podría aplicarse en el campo de la medicina

Como os iba contando, de acuerdo con este fantástico artículo de la Universidad de Northwestern el dispositivo ideado por este equipo de investigadores se trata de un parche de 15 cm x 15 cm de unos 3 cm de espesor que se colocaría sobre la piel.

El artilugio en sí está compuesto de infinidad de contactos que emulan el contacto por medio de pequeñas vibraciones mecánicas.  Os dejo aquí abajo un vídeo para que os hagáis una idea de su aspecto.

Cómo funciona este dispositivo que podría cambiarlo todo de nuevo

El dispositivo incorpora una matriz distribuidora con 32 actuadores de escala milimétrica programables individualmente. Cada uno de ellos es capaz de generar un sentido discreto del tacto en la ubicación correspondiente en la piel.

El parche, inalámbrico y sin batería, se conecta a una interfaz de pantalla táctil, ya sea un smartphone o una tablet.  Por ejemplo, si en la pantalla dibujamos una letra cualquiera, el parche recibe esa información y transmite la sensación a la piel.

Dicho de otro modo, en futuras comunicaciones y haciendo uso de este sistema podríamos ‘abrazar’ y sentir a nuestros seres queridos, aun encontrándose en la otra punta del planeta. O experimentar nuevas sensaciones mientras jugamos en un entorno de realidad virtual.

Todo ello gracias a la tecnología de comunicación que utiliza, basada en NFC.

Este mismo dispositivo podría aplicarse a la medicina, por ejemplo con personas que han perdido alguna extremidad. Gracias a este parche combinado con sus prótesis podrían recuperar la sensación táctil.

No cabe duda que este dispositivo puede ser realmente interesante si llega a comercializarse y es una muestra más de la tecnología al servicio del hombre ¿no os parece? ;)