Inicio Noticias John Carmack, creador de Doom, comparte sus vivencias con Steve Jobs

John Carmack, creador de Doom, comparte sus vivencias con Steve Jobs

Compartir
John Carmack, creador de Doom, comparte sus vivencias con Steve Jobs

John Carmack quizá no nos suene por el nombre pero sí por sus trabajos. Carmack ha participado en la creación de varios videojuegos como por ejemplo: Quake, Doom y Wolfenstein 3D. ¿Y es noticia por haber ideado otro juego? Pues no. Es noticia porque recientemente en su perfil de Facebook ha compartido sus vivencias con Steve Jobs, contándonos qué opinaba de los videojuegos, como era trabajar con él o que sintió al participar en una de las conferencias más especiales que dio Steve.

Carmack conoció a Jobs cuando aún trabajaba en NeXT, una empresa de informática. El creador de Doom interactuó con Steve para que su videojuego tuviera un logotipo que demostrara que se creó en la empresa de ordenadores.

El creador de Doom comparte sus interacciones con Steve Jobs

Siguiendo con el tema videojuegos, Carmack ha explicado que Jobs no era muy partidario de los juegos, ni de que fueran una parte esencial de su plataforma. No obstante, con el tiempo empezaron a tener confianza y compartieron opiniones sobre las gráficas OpenGL lo que llevó a Steve Jobs a ofrecer a Carmack intervenir en alguna conferencia.

El creador de Doom comparte sus interacciones con Steve JobsDespués de un tiempo, Carmack convenció a Jobs para que Apple introdujera el sistema de gráficos OpenGL, algo crucial para los ordenadores de la compañía en aquellos tiempos. Después de eso se hicieron tan amigos que le pidió que hablara el día de su boda y que incluso organizara el evento.

La relación entre Carmack y Jobs comenzó a desmoronarse después del lanzamiento del iPhone, debido a un desacuerdo sobre las aplicaciones web. Carmack abogaba por aplicaciones nativas, mientras que Jobs prefería aplicaciones web, lo que provocó una acalorada disputa. Después de la discusión, Carmack no medió palabra con el antiguo CEO de Apple nunca más.