Desde que saliera el iPhone allá por 2007 han sido muchos fabricantes los que han querido emular las prestaciones del smartphone de Apple, y afortunadamente porque llegó para reinventar la industria móvil hacia la era post-pc. Es atrevido decir esto, pero hoy en día muchos compran, trabajan y hacen tareas del día a día con su smartphone. El iPhone original cambió el concepto de teléfono para comunicarnos a ordenador de bolsillo.

El éxito fue tal que rápidamente el mercado empezó a copiar al iPhone, unos años más tarde todos eran clones del dispositivo de Apple y hoy en día nadie concibe un smartphone que no siga la esencia del iPhone original.

En 2018, el iPhone cada vez es menos exclusivo. Sigue siendo de lo más top, pero cada vez hay menos diferencias con sus competidores y en muchos aspectos el iPhone ya no es el mejor.

En el sofá de hoy quiero reflexionar sobre esa inercia que aún siguen los fabricantes en copiar al iPhone, a veces sin sentido. Si Apple quita el jack de audio, la mayoría de teléfonos móviles sigue sus pasos y sin sentido porque el iPhone perdió el jack para vender AirPods ¿qué intentan vender sus competidores?

Respuestas a la comunidad:

En el bloque final del programa damos respuesta a Antonio y Souli, dos ya amigos de nuestra comunidad VIP.

Antonio tenía dudas sobre a qué iPhone saltar viniendo del iPhone 8. Finalmente se decidió por el iPhone X y es la opción más inteligente porque lo ha adquirido muy bien de precio, en el mercado de segunda mano, y sigue siendo un maquinón para muchos años.

Finalizamos con la pregunta de Souli, que le interesaba saber qué pienso sobre la posibilidad de que el año que viene llegue un iPhone 2019 con Apple Pencil.