No cabe duda que el iPad Pro presentado por Apple el pasado 31 de Octubre es el mejor iPad de todos los tiempos, por su estilizado diseño y como no, sus magníficas prestaciones.

Alardeando un poco, Apple hizo un guiño importante en su presentación a los jugones, alegando que las prestaciones del nuevo iPad Pro hacían que proporcionara una experiencia que rivaliza con las consolas por primera vez, e intentó convencernos a todos de sus bondades con un claro ejemplo: un juegazo como el NBA 2K19 capaz de procesar 6 millones de píxeles a 60 fps.

Aún así, sin dudar de las capacidades del iPad Pro, puede que los de Cupertino no consigan nunca que sus usuarios lo vean como una videoconsola, por su versatilidad contrastada y su alto coste.

El cargador de 18W llega por fin junto con los nuevos iPad Pro

Según Apple, las nuevas prestaciones del iPad Pro lo equipararían a una Xbox One S

Cada vez hay más personas que juegan con sus dispositivos móviles, esto es un hecho demostrado y Apple no quiere dejar pasar la oportunidad de hacer negocio. De ahí su interés en añadir capacidades al iPad comparables a las de una videoconsola, como podría ser perfectamente la Xbox One S, entre otras.

Por su puesto no dudamos de que un iPad Pro pueda ejecutar juegos magistralmente con una calidad gráfica de ensueño, ni mucho menos, aunque sí  sobre el hecho de que pueda ofrecer la misma experiencia de juego. Otros medios como The Verge dan también sus propias razones que compartimos.

Además, está el factor más obvio, el económico, y es que un iPad Pro puede llegar a valer hasta cuatro veces más que una Xbox One S, por seguir con el ejemplo. Este hecho hace decantar la balanza claramente hacia el lado de las videoconsolas que además ofrecen una experiencia de juego totalmente dedicada al usuario.

Otro factor importante es el relacionado con la jugabilidad del propio juego y que controles son los más adecuados, ya que por ejemplo en una videoconsola los mandos la dotan de una precisión que en el iPad puede resultar algo difícil de replicar, además de otros elementos adicionales que pueden jugar en su contra, como periféricos, etc.

En definitiva, el iPad Pro es un dispositivo poderoso que va más allá y con el que se pueden hacer multitud de tareas, entre ellas jugar a juegos espectaculares de otra forma, quizás no con la comodidad que ofrecen las videoconsolas aun así, con una buena jugabilidad.

De todos modos para finalizar os diré que bajo mi punto de vista, si Apple realmente quisiera competir con marcas como Sony, Microsoft o Nintendo haría años que tendría su propia videoconsola, nunca es tarde para ello aunque esta batalla esta claro que no la ganará con el iPad Pro.

¿Y vosotros que pensáis? ¿És el iPad Pro, a parte de un superordenador, la videoconsola de Apple? Espero vuestros comentarios.