La inteligencia artificial esta presente cada día en más lugares. Nuestros teléfonos, lavadoras, cámaras fotográficas… El boom lo tuvimos hará aproximadamente dos o tres años. Fue a partir de entonces cuando, por ejemplo los smartphone, incorporaban motores neuronales en sus procesadores, y apartados dentro de sus chips específicos para esas tareas. Dentro de toda esta vorágine Intel ha presentado su nueva gama que pretende dar la vuelta al concepto que acabamos de ver.

Un procesador solo para la inteligencia artificial y con el resto de procesos en la nube

La nueva generación de la gama Nervana de Intel tienen una función muy concreta. El procesado grueso ya no hace falta realizarlo en el mismo procesador. Gracias a las futuras redes 5G solamente necesitaremos un procesador que esté conectado con la nube, para allí procesar todo lo necesario con una potencia infinita. Estos nuevos procesadores además están hechos para satisfacer al completo todas las ‘necesidades de la inteligencia artificial. Su arquitectura está diseñada y optimizada para las tareas de aprendizaje profundo.

Los procesadores Nervana de Intel son minúsculos y con un consumo energético mínimo. De esta forma, todo el desgaste y trabajo bruto del procesador se hará en servidores de la nube, mientras el procesador que tendremos en nuestra mano apenas consumirá batería y nos seguirá dando los resultados al instante.

Desde luego aún es pronto para deshacernos por completo de procesadores potentes, pero si hace dos años empezábamos a incluir apartados para la inteligencia artificial en los chips, puede que en cuestión de otros dos años se quede solo ese apartado para la IA. Para ello se necesitará una estructura de red 5G estable y rápida. Muchas de las ciudades de España, por ejemplo, cuentan ya con 5G. ¿Y tú iSenaCoder? ¿Has tenido la oportunidad de probar ya la tecnología 5G?