No te acostarás sin saber algo más, esta es la dicha que me digo a mi mismo cada noche antes de ir a dormir, y hoy bien podría aplicarla a razón de esta noticia que se ha dado a conocer recientemente por The Register.

Según informan, se ha identificado un grave problema de seguridad en los procesadores Intel que afectaría a los dispositivos de la última década, radicando la problemática en un error de diseño cuya solución se antoja compleja y obligaría a relantizar los dispositivos.

Los procesadores de la última década comprometidos por un error de diseño

Como os iba contando, se ha destapado un polémico caso que afectaría a la seguridad de los procesadores fabricados por Intel en la última década. Este fallo afecta a los equipos que tengan en su interior uno de estos procesadores, permitiendo a hackers o a cualquier malware tener acceso al kernel, corazón del procesador donde se guardan contraseñas, coordenadas de acceso a cuentas, etc, independientemente del sistema operativo instalado (Windows, Linux, Mac).

Lógicamente y dado la gravedad del asunto ha causado gran impacto en la comunidad dado a que como bien sabéis Intel es uno de los mayores fabricantes de procesadores del mundo, por no decir el de mayor capacidad de producción.

Parchear el equipo, solución poco satisfactoria, pero podría ser la única

Intel que ha reconocido la existencia de este bug mediante una nota de prensa, ha quitado hierro al asunto sugiriendo que no sería el único fabricante con este mismo problema, no obstante, ha explicado que está trabajando con otras marcas del mercado para facilitar la solución al exploit, para distribuir los parches correspondientes que pondrán solución al problema.

Al contrario de los rumores aparecidos cuando se dio a conocer este fallo de seguridad, según Intel aplicar la solución no supondrá que los equipos implicados se van a relantizar.

No obstante la solución no llegaría a través de una actualización del firmware de la CPU, y podría darse el caso de que el usuario de uno de estos equipos se viera obligado a adquirir un ordenador con otro tipo de procesador, o confiar en plataformas que están trabajando en una modificación de los sistemas operativos para paliar esta vulnerabilidad, como podría ser el caso de Microsoft y Apple.

Parece ser que Microsoft podría tener listo su parche para el próximo Martes, mientras que Apple no se ha manifestado al respecto de momento. Por su parte, The Register insiste en que la solución obligará a relantizar de forma considerable el rendimiento de los equipos, reduciendo hasta un 30% la velocidad de los procesadores.

Lo inquietante y lo que nos preguntamos muchos es como es posible que este problema se haya detectado ahora y haya tenido que transcurrir tanto tiempo, con millones de equipos afectados no quiero ser catastrofista pero podría ser una cuestión verdaderamente caótica dar solución a todos los usuarios a nivel mundial.

Por nuestra parte sólo podemos aconsejar prudencia y mantenernos a la espera de nuevas noticias, respecto a los parches que deberían solucionar esta incidencia.

Os iremos informando ¡Hasta pronto iSenaCoders!