En iSenaCode hemos hablado en numerosas veces la importancia que tienen hoy en día las IA y sus sistemas de captación, digitalización y catalogación de imágenes.

Su finalidad: controlar personas y cosas, o incluso aspectos más importantes, como podría ser la seguridad en una sociedad moderna.

Inteligencias artificiales inteligentes que se alimentan de todo, incluso de la HISTORIA en mayúsculas.

Y es que Google, que en este campo es una empresa con un gran potencial, ha sido contratada por el prestigioso medio The New York Times para digitalizar su histórica biblioteca.

Entre 5 y 7 millones de imágenes e información de relevancia será observada por su IA y su ‘ojo que todo lo ve’.

The New York Times confía en Google para “guardar” la historia de más de un siglo acumulada en sus sótanos

Como os venía contando, The New York Times tiene un secreto muy importante guardado en sus sótanos: la historia de más de un siglo recogida en imágenes.

Concretamente entre 5 y 7 millones de documentos de relevancia, con información de cuándo se publicaron y por qué.

Es en este sentido y dada la importancia de esta colección que el medio habría contratado a la gran G, debido a su experiencia, para digitalizar todo el contenido de ‘La Morgue’ (como se conoce la zona donde está almacenada toda esta información), con imágenes exclusivas de suma importancia que parten ya del siglo XIX.

Nick Rockwell, director de tecnología de The New York Times “Un tesoro de documentos perecederos. Una crónica invaluable no solo de la historia de The Times, sino de casi más de un siglo de eventos globales que han dado forma a nuestro mundo moderno”

Google utilizará su tecnología de “inteligencia artificial de visión” para escanear las notas manuscritas y clasificar todo su contenido, vincular ubicaciones y fechas.

El objetivo, una biblioteca digital que incluirá toda la información posible resultante de esta catalogación, aunque lamentablemente su posterior uso será privado.

No obstante, cada vez más empresas confían en servicios de este tipo para perpetuar la información en el tiempo como una forma de subsistencia digital ¿Interesante, no creéis?