Después de un día tan frenético y complicado tecnológicamente hablando con todo este asunto de Huawei, Google y Trump, se agradecen noticias cómo la que nos traen desde la Universidad de Stanford (California-EEUU).

Allí han dado a conocer a Doggo, un curioso robot de 4 patas que han creado en este campus y que esperan que llegue a ser una auténtica revolución.

Y es que Doggo tiene una característica que lo hace muy especial: su diseño es completamente de código abierto.

¿Queréis fabricaros vuestro propio Doggo? Con menos de 3.000 euros es posible

De acuerdo con las noticias que nos llegan del medio The Verge, un grupo de estudiantes de el laboratorio de movilidad extrema de la Universidad de Stanford han sido capaces de crear el robot que os mostramos en el vídeo de aquí abajo, y que podría hacer que la robótica se acercada a personas o empresas con menos poder adquisitivo.

Cómo podéis observar, Doggo es controlado por medio de un ordenador. Puede moverse por medio de sus 4 patas metálicas, en cualquier dirección y por diferentes tipos de terrenos, e incluso realizar ágiles saltos.

Visto así puede parecer que no aporta ninguna novedad al respecto, pero hay gato encerrado.

Lo que particularmente hace especial este proyecto es que, cómo os avanzaba en la introducción, el diseño de este robot es completamente de código abierto. Está a disposición de cualquiera que tenga tiempo y quiera invertir una cifra cercana a los 2.700 euros (3.000 dólares) para construirse su propio Doggo.

Si tenéis curiosidad, desde aquí podéis acceder al directorio donde se encuentra toda la información.

«Habíamos visto estos otros robots cuadrúpedos utilizados en la investigación, pero no eran algo que pudieras traer a tu propio laboratorio y usar para tus propios proyectos», dijo Nathan Kau, uno de los estudiantes de ingeniería mecánica de la Universidad

En este sentido, el robot que han creado este grupo de universitarios es relativamente barato, teniendo en cuenta las capacidades que tiene y comparándolo con otros robots similares como el robot Minitaur de Ghost Robotics que puede llegar a costar 11.500 dólares, e incluso, teniendo más capacidad de salto que el robot Cheetah 3 del MIT.

 «Queríamos que Stanford Doggo fuera este robot de código abierto que podrías construir con un presupuesto relativamente pequeño».

No cabe duda que esto no ha hecho más que empezar, la robótica va a ser una auténtica revolución a corto plazo. Ya lo estamos viendo en algunos ámbitos industriales y muy pronto los podremos tener en nuestra propia casa.

¿Qué os parece esta nueva ‘criatura’ ? Esperamos vuestras impresiones… :)