La compañía de la manzana mordida lo dejó claro: el iPhone X iba a marcar la tendencia de los próximos 10 años. Con la llegada del dispositivo le dimos la bienvenida al reconocimiento facial y a un nuevo diseño. Sin embargo, le dijimos adiós al sensor de huellas. Cada vez queda más claro que el Face ID será la apuesta de Apple como método de seguridad pero una nueva patente sugiere que un futuro iPhone podría combinar las dos metodologías de desbloqueo del dispositivo.

En más de una ocasión os contamos que la compañía estuvo explorando hasta el último momento que los dos métodos estuvieran presentes en un mismo iPhone pero al final decidieron que no porque el Touch ID integrado en la pantalla no salió como esperaban.

Face ID y Touch ID juntos en un mismo iPhone

En la actualidad, si Face ID es incapaz de reconocer el rostro del usuario, invita a introducir el código PIN o contraseña de seguridad. En la patente que podéis ver en la imagen de abajo, se describe un método alternativo a la autenticación mediante Face ID que involucra a Touch ID cuando el primero falla. Es decir, en caso de que el reconocimiento facial falle, el usuario podría usar el Touch ID.

Esta patente no abre la puerta para ver dónde estaría colocado el Touch ID. No obstante, lo más seguro es que estuviera integrado en la pantalla. Sea como fuere, esto no deja de ser una patente, las grandes empresas como Apple no paran de registrar esas ideas que pueden utilizar en un futuro u no. Como siempre digo, cojamos esto con pinzas aunque no estaría mal ver a los dos métodos actuar en un mismo dispositivo.