Cuando la compañía de la manzana mordida nos presentó el reconocimiento facial allá por el 2017, nos lo mostró como un método totalmente nuevo y seguro con el cual no echaríamos de menos al lector de huellas o Touch ID. Sin embargo, la seguridad del Face ID se vio vulnerada por unos expertos en seguridad que consiguieron desbloquear un iPhone X con una máscara 3D.

Pese a haberse demostrado que el Face ID podía ser vulnerado con una máscara 3D -muy bien hecha, eso sí- con el rostro del propietario, no hemos visto que haya ha vuelto a pasar desde que se hizo por primera y única vez. Sin embargo, en una patente registrada por la compañía, se describe un reconocimiento facial a prueba de bombas, o en este caso, de máscaras 3D.

Apple patenta un Face ID a prueba de máscaras 3D

La patente ha sido encontrada por Pantently Apple pero fue registrada por la compañía de la manzana mordida meses después de demostrarse que el Face ID podía ser batido con una máscara. En ella se describe un reconocimiento facial que está diseñado para que no pueda sufrir ataques de ningún tipo.

Este objetivo se conseguiría gracias a patrones pseudoaleatorios para mezclar y combinar sus modos de escaneo 2D y 3D. Además, detectaría el movimiento natural de la cara, siendo éste un requisito para permitir el acceso al iPhone. Esto significa que una máscara no podría desbloquear el dispositivo en cuestión.

Está claro que el reconocimiento facial todavía no es 100% seguro por pequeñas cosas. Esperemos que en un futuro sea inexpugnable y que ese futuro llegue pronto. Pese a ser una patente, no se trata de algo descabellado, yo creo que esto tiene que llegar sí o sí de un momento a otro.