Gracias a la presentación de la compañía de la manzana mordida donde nos presentó los nuevos MacBook Air, Mac mini y iPad Pro conocimos más detalles sobre los chip T2 que montan algunos Mac. Y es que este chip propio de la compañía también está presente en el renovado Air y es genial para la seguridad del ordenador ya que su principal cometido es ese. Ahora sabemos que impide instalar Linux o un Windows antiguo en un Mac.

Además de ahorrarle trabajo a otros componentes para que el Mac en cuestión esté más seguro a posibles ataques, también cuenta con con un nivel extra de seguridad gracias al coprocesador Secure Enclave. Este procesador adjunto es el que ayuda a reforzar la seguridad del equipo, ya que decide qué podemos instalar, o no, en el Mac. Y es aquí donde entran Linux y las versiones de Windows antiguos, no cumplen los estándares del chip T2 de Apple, por eso no es posible su instalación.

El chip T2 de Apple es un gran aliado de la seguridad de nuestro Mac

Todo esto significa que en los Mac que tengan el chip T2 sólo se podrá instalar aquello que cumpla las condiciones de seguridad. Linux y las versiones de Windows antiguos no podrán ser instalados. Sólo hay una versión del sistema operativo de Microsoft que se salva: la última. Es la única que es segura. Siempre siguiendo las reglas de seguridad del sistema de chips.

Todo esto no es una mala noticia del todo ya que la persona que compra un Mac es porque quiere utilizar macOS. Pero sí que es cierto que hay personas que necesitan instalar otro tipo de sistemas operativos para usar algunos programas o aplicaciones. Sea como fuere, esto es una demostración más de la preocupación de la compañía por la seguridad de sus clientes. A ver si con el tiempo vamos descubriendo más cosas acerca del chip T2.