in

El resurgimiento del código QR en tiempos de coronavirus

El código de respuesta rápida ha vuelto a la máxima actualidad

¡Hola iSenaCoders! Hoy es viernes y desde hace algún tiempo acostumbramos a tratar algún tema de la actualidad más ferviente y quiero hablaros del código QR. No cabe duda que el covid-19 es el pan nuestro de cada día y lamentablemente nuestros hábitos han tenido que cambiar sí o sí en muy poco tiempo.

En el ámbito tecnológico no ibamos a ser menos y nos hemos adaptado en en múltiples aspectos, potenciando por ejemplo las reuniones por videollamada o el teletrabajo. Y en el caso de las escuelas las clases a distancia utilizando aplicaciones tan conocidas como Skype o la popular Zoom.

Hay otros sectores que han sufrido muchísimo las zarpas del coronavirus, por ejemplo el sector servicios y restauración. En muchos casos han tenido que reinventarse: zonas de desinfección, mamparas y en lo tecnológico, algo que me ha llamado la atención: la inclusión del código QR para mostrar la carta o el menú de establecimiento.

Y esto me ha hecho reflexionar, el código QR ha resurgido en tiempos de coronavirus como una potente herramienta de comunicación.

En tiempos de covid-19 el código QR ha resurgido y se ha impuesto como una potente herramienta comunicativa

Como os iba diciendo, con toda probabilidad si habéis ido a un restaurante en la nueva normalidad os habréis dado cuenta de un detalle: la típica carta en papel ha pasado a la historia en beneficio de algo más seguro, el código QR.

Es llegar a la mesa, enfocar al llamativo código con la cámara del móvil y vualá, en un segundo ya tenemos toda la carta en la pantalla de nuestro dispositivo. La verdad que este sistema es muy cómodo y se ha hecho popular, ya que de este modo las cartas no viajan de mesa en mesa evitando así un posible contagio por contacto.

Pero, empezemos por el principio ¿Qué es un código QR y cuando se inventó este sistema?

Un código QR o código de respuesta rápida es lo que podríamos decir una evolución en el tiempo del código de barras y fueron creados en 1994 por la compañía japonesa Denso Wave.

Probablemente todos tendréis en mente su forma: una matriz cuadrada llena de puntos de diferentes formas en la que se guardan los datos y que no es legible para el ojo humano. Para “descifrarlos” se ha de utilizar un dispositivo electrónico para acceder a su información.

Sus usos más comunes se encuentran en el ámbito logístico para el marcado y registro de piezas y componentes (Toyota), aparecen en revistas y períodicos para acceder a determinados contenidos e incluso pueden utilizarse con fines publicitarios.

O por ejemplo, como os contaba en la introducción, ahora se ha hecho muy común su uso en bares y restaurantes.

Y es que es muy polivalente y capaz de contener mucha información interesante. Estas son sus capacidades:

  • Solo numérico Máx. 7.089 caracteres
  • Alfanumérico Máx. 4.296 caracteres
  • Binario Máx. 2.953 bytes
  • Kanji/Kana Máx. 1.817 caracteres

¿Cómo podemos crear y leer un código?

Llegados a este punto os diré que hoy en día es bastante sencillo crear un código QR. Podéis crear vuestros códigos con alguna de las webs que hay por la red o utilizar cualquiera de las apps disponibles para iPhone o Android, como por ejemplo Qrafter de la que os hablo en este artículo.

Estas son algunas de las cosas que podemos hacer con estos códigos:

  • Abrir una página web concreta
  • Leer un texto
  • Enviar un correo electrónico
  • Enviar un SMS
  • Realizar una llamada de teléfono
  • Guardar un evento en la agenda
  • Ubicar un lugar en google maps

Como veis, un buen repertorio de acciones. Una vez creado el código QR necesitaremos una aplicación para leerlo, aunque la mayoría de móviles del mercado son capaces de hacerlo con la propia aplicación de cámara.

Simplemente bastará con encuadrar el código QR con el visor de la cámara y lo leerá. En pocos segundos accederéis al contenido guardado en su interior. Así de sencillo.

La granja de la familia Kraay, situada en la región canadiense de Alberta, alberga el código QR más grande del mundo que ocupa una extensión de 15 acres, equivalente a alrededor de 28.000 metros y vincula con la web de la granja familiar

Nada más amig@s, después de esta curiosidad de arriba lo dejamos aquí, espero que os haya parecido interesante este artículo y os emplazo a que estéis atentos a la actualidad tecnológica en nuestra web. Este próximo sábado tendréis la review de una app para generar vuestros códigos QR desde el móvil y el domingo un pequeño truco.

Sabéis que podéis dejar vuestra aportación en en los comentarios. Saludos!!! :)

Written by Josep Maria Peña Barnés

Fiebre tecnológica / email: josep@isenacode.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…