El Apple Park empezó sus obras en noviembre de 2013 y desde entonces se ha visto el afán de la compañía de la manzana mordida de crear no un Campus, sino una obra de ingeniería. Aunque abrió sus puertas para los trabajadores en abril de 2017 cuando aún no se habían terminado las obras, se inauguró para el publico hace unos meses. La construcción del Apple Park le costó a los de Cupertino unos $5000 millones y recientemente, los expertos del Condado de Santa Clara (donde se encuentra Cupertino) lo ha valorado en más de 4000 millones de dólares, 4170 para ser exactos.

Los 4170 millones de dólares salen de la suma de los terrenos (valorados en 3600 millones) y del conjunto de equipos tecnológicos y los muebles que se encuentran en el Campus. Todo ello da como resultado el montante del que estamos hablando y convierte al Apple Park en uno de los edificios más caros del mundo.

Esto es bueno y malo a la vez. Si en algún momento en la compañía les va muy mal, siempre pueden vender el Apple Park, no obstante, encontrar un comprador dispuesto a pagar tal cantidad de dinero es una tarea muy complicada.

El Apple Park es uno de los edificios más caros del mundo

Otro de los problemas para una empresa que tiene en propiedad uno de los edificios más caros del mundo sin duda son los impuestos. Las compañías que tienen sede en Cupertino, tienen que hacerse cargo de una tasa del 1% del valor de sus propiedades. Es decir, si el Apple Park ha sido valorado en 4170 millones de dólares por el Condado de Santa Clara, eso se traduce en que la compañía de la manzana mordida tiene que pagar 41 millones de impuestos por tener su Campus en propiedad.

Gracias al Apple Park en Cupertino pueden destinar parte de los impuestos que paga Apple por él en mejorar el cuerpo de bomberos, las infraestructuras, también en financiar la escuela pública y aún queda un rincón para las arcas del ayuntamiento.