¿Cuántos de nosotros pagamos cada día con el móvil? ¿Cuántas veces sacas dinero al mes del cajero? Seguramente sea mayor el número de veces que pagues con el móvil, o con tarjeta, que el uso del dinero en metálico. El paradigma de los pagos ha cambiado muchísimo en los últimos años. Tras la aparición de la banca 100% digital y la salida de plataformas de pago como Apple Pay o Android Pay, han hecho que el dinero en efectivo caiga en desuso hasta niveles nunca vistos.

¿La sociedad avanza tan rápido como a tecnología?

No creo que hay una respuesta absoluta a esa pregunta, influyen multitud factores: La cultura del país, la ciudad o pueblo donde te encuentres, el dispositivo que tengas… En el caso de mi experiencia personal; desde yo, pasando por mi madre, y llegando a mi abuelo, pagan todo con tarjeta, y más concretamente con Apple Pay.

En otros casos, y países, pagar con tarjeta es realmente difícil. Japón, el cual lo tenemos como referencia tecnología, es realmente complicado encontrar lugares del día a día en los que se pueda usar la tarjeta y la tecnología Contactless. Por otro lado, y es lo que me ha animado a escribir este artículo, Suecia se encuentra a las puertas de abandonar el dinero en efectivo debido a su bajo uso.

En Suecia, lo normal es encontrar lugares donde no aceptan pagos en efectivo. Si no tienes tarjeta, no pagas.

El nacimiento del trueque, las primeras fabricaciones de monedas y la posterior impresión de billetes en el siglo XVII. Como mínimo, llevamos 400 años utilizando la misma forma de pago.

Unos podrían decir que, si se lleva tantos años funcionando, es por algo. Otros podemos pensar que ya es hora de cambiar. Son muchos los beneficios de pagar todo con tarjeta, y en Suecia lo saben. Algunos argumentos son:

  • Fabricar dinero en efectivo cuesta dinero en sí. De hecho las monedas más pequeñas cuestan más dinero fabricarlas que su valor real.
  • Por culpa del dinero en efectivo hay muchísimo fraude fiscal y economía sumergida.
  • Un número importante de robos se producen en busca de dinero en efectivo.
  • Es mucho más rápido una compra con tarjeta.
  • El control por parte del comprador se simplifica muchísimo, ya que tiene un histórico de donde se ha gastado el dinero.
  • La comodidad de no tener que llevar ni monedas, ni billetes; pudiendo pagar incluso con el reloj que llevamos puesto en nuestra muñeca.

Si miramos el contrapunto, también hay razones para seguir utilizando el dinero en efectivo.

  • No todo el mundo está preparado para el uso del pago con tarjeta. Quizás personas mayores, y también los más pequeños. Pueden carecer de conocimientos para tener incluso una cuenta bancaria.
  • El uso del dinero en efectivo da libertad. Poder gastarlo donde creas y quieras sin dejar rastro en ningún lugar.
  • Colectivos en situación muy vulnerable como las personas sin techo. Muchas de ellas subsisten gracias a la buena voluntad de personas que les ayudan con pequeñas aportaciones. Es una dura realidad que también hay que tener en cuenta, aunque todos aspiramos a tener una sociedad en la que nadie se tenga que ver en esa situación tan difícil.

Analizando en concreto a España, somos líderes en pagos móviles con Apple Pay, llegando incluso a destacarnos Apple en una de sus Keynote. También líderes en despliegue de tecnologías, como el 5G. Todo apunta a que seguiremos los pasos de la referencia, que en este caso es Suecia. Lo que sigue siendo habitual es encontrarse establecimientos que piden un pago mínimo con tarjeta, por ejemplo de 5€. Esa barrera es la que se debe de romper para facilitar toda la transición. Por parte de los bancos se deben imponer menos comisiones a los comercios para así fomentar el uso de sus productos.

Aquí es cuando participas tú: ¿Qué opinas? Este artículo está hecho para conocer tu opinión. ¿Te gustaría vivir en un mundo sin dinero en efectivo? ¿La mayoría de pagos los realizas con tarjeta? Te esperamos en nuestras redes sociales para conocer tu posición.