Elon Musk, no cabe duda que donde pone el ojo pone la flecha. Y es que se ha convertido en un hombre de éxito gracias a sus múltiples y sonados negocios. Así de este modo, ha posicionado Tesla como el referente a nivel mundial sí hablamos de coches eléctricos. O sus espectaculares incursiones en movilidad terrestre con el Hyperloop e incluso su aventura espacial con el SpaceX.

Visto este bagaje profesional podríamos pensar que al también fundador de Paypal se le han acabado las ideas, pero nada más lejos de la realidad.

Su nuevo proyecto, Neuralink, va un paso más lejos de todo lo que hemos visto hata ahora.

Y es que muy pronto podríamos convertirnos en Cyborgs gracias a los avances tecnológicos de esta compañía propiedad del omnipresente Elon Musk.

Neuralink y la tecnología que desarrolla, permitirá implantar en 2020 un chip en el cerebro humano, dotándolo de ciertos «poderes» para controlar objetos y dispositivos

Se que parece sacado de una película de ciencia ficción, pero no, Elon Musk es un adelantado a su tiempo.

Según la información que nos ha llegado de Engadget.com, por medio de Neuralink, una compañía joven de su propiedad y que ha estado trabajando durante unos años con el máximo secretismo. El objetivo es convertir el cerebro humano en compatible con algunos dispositivos tecnológicos.

Y lo harán por medio de un chip implantado en el mismo. Según parece, estarán en disposición de comenzar a probar este método en humanos en 2020, convirtiéndonos en auténticos Cyborgs.

«Sus primeros usos estarán destinados a ayudar a personas que hayan sufrido alguna amputación de sus extremidades, mediante el control de avanzadas prótesis que se podrían controlar con la mente»

En primer lugar, Neuralink estará destinada a ayudar a personas con alguna discapacidad

Otro aspecto relevante sería la posibilidad de «devolver» la visión, el habla o oído a través de la tecnología a las personas con estas discapacidades, y que podrían recobrar estos sentidos con estos «sensores» en sus cerebros.

La operación consistiría en implantar por medio de agujas en la cabeza una especie de «hilos» del tamaño de una cuarta parte del diámetro de un cabello humano, y conectados al cerebro, que se encargarían de transmitir la información a un chip receptor emplazado en la superficie del cráneo.

Este chip se comunicaría de forma inalámbrica con los dispositivos pertinentes encargados de mejorar la capacidades de la persona portadora. Pacientes con Parkinson podrían beneficiarse de estos avances gracias al chip, con capacidad de mejorar 1.000 veces los métodos actuales de tratamiento de la enfermedad.

Una noticia muy esperanzadora, aunque habrá que esperar unos meses para empezar a ver sus resultados. Elon Musk está obsesionado con poner la tecnología al servicio de la humanidad ¿Qué os parece su nueva propuesta?