No somos pocos los que nos quedamos huérfanos al acabar las series que más nos gustan. Parece que al terminar temporadas como Black Mirror, Years and Year, Dark, Stranger Things, El Cuento de la Criada, Juego de Tronos, etc. nos cuestionamos el sentido de nuestra existencia.

«¿Y ahora qué hago con mi vida?»

Hoy en iSenaCode os traemos el antídoto para aquellos que están en una especie de limbo al ver que sus series favoritas se acaban. Este rincón es para hablaros y recomendaros la “adrenalítica” serie made in Netflix, Black Summer.

Resultado de imagen de black summer netflix

Black Summer es una de las grandes apuestas de Netflix en el género del terror, un spin-off muy diferente como precuela de Z Nation. Si bien ésta ultima tiraba más hacia la comedia, Black Summer es una historia de terror de zombies apocalíptica a la antigua usanza. Una de sus guionistas y directoras, Jodi Binstock, afirmaba en una entrevista que “la serie no hace bromas, es muy, muy seria. Es como si el apocalipsis zombi hubiera ocurrido de verdad en 2018, y explora como habría sido eso para todos nosotros. Es un estilo único y creo que a la gente le gustará”.

Después de haber visionado los 8 capítulos de la primera, y única temporada disponible por el momento, solo puedo decir que las comparaciones son odiosas, pero es imposible no ver aquello que la hace diferente a The Walking Dead. Tras ver ambas propuestas, hay ciertas cosas que debemos reconocer que Black Summer hace mejor que The Walking Dead.

Resultado de imagen de TWD BLACK SUMMER

Aunque los zombies de TWD tienen un trabajo excelente por el maestro maquillador Greg Nicotero y su equipo, estos raramente dan miedo, sobre todo después de nueve temporadas en las que nos hemos acostumbrados a su presencia. Sin embargo en Black Summer es al contrario. Se presentan como una máquina de devorar, de la que es CASI IMPOSIBLE escapar, ya que corren como si no hubiera un mañana y sin cansarse.  En TWD tienen más difícil matar a algunos de sus protagonistas, en la nueva serie de Netflix nadie está a salvo, teniendo todos los personajes la misma importancia.

A diferencia de TWD, las muertes son rápidas, sin anestesia, sin carga emocional a los personajes. En un minuto los tienes vivos y al siguiente están echando espuma roja por la boca.

Hasta Stephen King te recomienda que la veas, diciendo literalmente en Twitter: “Justo cuando crees que ya no queda más miedo en los zombis, llega esto. El infierno existencial en los suburbios, te cala hasta los huesos.”

El escritor también asegura en otro tweet: “No hay discusiones largas y complicadas. No hay flashbacks interminables, porque no hay historia de fondo. No hay adolescentes malhumorados. El diálogo es el justo. Se graba mucho con una sola cámara de mano, muy fluida. Los “showrunners” podrían aprender mucho de esto. Si pudieran trabajar, eso es”.

Resultado de imagen de stephen king twitter black summer

 ¿Hablaba quizás de TWD?, sabemos que la serie ficción de AMC peca de diálogos infinitos, demasiados flashbacks…

A título personal os puedo decir que estamos ante una apuesta muy fuerte. Una duración variable entre los 20 y 45 minutos dependiendo de la historia, lo cual es de agradecer. Una verdadera montaña rusa donde la trama no da descanso en ningún momento a lo largo de sus 8 capitulos. Una vez que arranca cuesta imaginar que uno vaya a ver un episodio mejor que el primero, siendo sin embargo una serie increscendo, utilizando planos secuencias falseados tirando del travelling transmitiendo esa agitación, esa angustia constante donde una cámara dictamina qué vemos y qué no. De esa forma el espectador forma parte de esa huída, pasa a ser un personaje más, igual de confundido que el resto, corriendo y corriendo sin entender lo que nos vamos a encontrar por el camino. Las personas entran y salen de nuestra historia como si no importaran, es el fin del mundo y ya no hay tiempo para dramas detrás de los personajes.

Todo ese camino accidentado, atmósferas opresivas, planos asfixiantes, utilizando la luz y el espacio para ir dejando paso a la enajenación y al estrés llega uno a decir: ¡Corred insensatos! Una serie muy instintiva sobre la verdadera naturaleza humana dispuesta a sobrevivir. Me alegro que por fin haya algo que devuelva el prestigio al género, tan trillado y masacrado. Nuestro amigo Stephen King y yo os la recomendamos, digna de maratón.

😃 Lo mejor

  • Adictiva y muy digerible
  • La crudeza de los zombis en estado puro.
  • La capacidad intrusiva de meter al espectador como parte de la historia.

 😡 Lo peor

  • Te quedas con ganas de más y esperar hasta la próxima temporada.
  • No poder encariñarte con ningún personaje.
  • No poder despegarte del sillón ni para ir al baño.