El pasado miércoles la compañía de la manzana mordida nos presentó sus nuevos iPhone Xs, Xs Max y Xr con los que pretende dominar el mercado este año. También nos desveló la nueva generación de su reloj inteligente: el Apple Watch Series 4. Las reservas tuvieron lugar el viernes pasado y tal y como hemos podido ver, la demanda de los iPhone está sobreviviendo gracias a los Xs Max mientras que la de los Apple Watch se ha disparado.

En un nuevo informe, Ming-Chi Kuo ha dicho que este año las reservas de iPhone han sido mediocres pero que se espera que se envíen unos 75 millones de iPhone gracias al Xs Max y al Xr que se lanzará en octubre. Mientras, los Apple Watch han tenido una gran demanda y cree que se venderán unos 18 millones este año. Aunque esa cifra se espera que crezca.

La demanda de los iPhone Xs es mediocre, mientras, la de los Apple Watch se dispara

Ming-Chi Kuo destaca que la demanda de los nuevos Apple Watch es superior a las propias expectativas de la compañía y que esto se debe principalmente a su nuevo diseño y características. Como por ejemplo, los electrocardiogramas. El analista apunta que las ventas del reloj subirán cuando la característica se consolide.

Respecto a los iPhone, se cree que las ventas subirán ligeramente cuando se lance el iPhone Xr. Pues se espera que el dispositivo ocupe un 50% de los pedidos a lo largo del año, un 30 los Xs Max y un 20% los nuevos iPhone Xs. Veremos como se comportan las demandas a partir del día 21 de septiembre que es el lanzamiento oficial.