No es ninguna novedad que Facebook no pasa por uno de sus mejores momentos. La compañía liderada por Mark Zuckerberg está inmersa en una nueva polémica. Pero esta vez se ha topado con Apple que no está dispuesta a dejarlo pasar.

Se ha dado a conocer que Facebook habría pagado hasta 20$ por mes a algunos de sus más jóvenes usuarios. Todo por instalar una VPN de «investigación» que no haría otra cosa que espiar y recopilar sus datos. La finalidad, comercializar con ellos.

Tal acción la habría cometido con un uso fraudulento de su certificado de desarrollador.

Facebook recopilaba información sobre los hábitos de uso de usuarios jovenes, a cambio de una contraprestación económica

De acuerdo con la información que hemos conocido a través de Techcruch, Apple habría retirado el certificado de desarrollador de apps empresariales a Facebook por una grave infracción de sus políticas con una de sus apps: Facebook Research.

Y es que por lo que parece, Facebook se habría aprovechado de su condición de desarrollador. Los usuarios podían instalar esta aplicación de VPN por medio de su certificado de desarrollador. La finalidad: compilar y ceder todo tipo de datos, y es que ya se sabe, la información es poder.

Ya pasó algo parecido con Onavo Protect, una aplicación que fue retirada voluntariamente de la App Store en Junio del año pasado y que permitía por medio de ella que sus usuarios crearan una VPN, en favor de su seguridad en la red, pero que por contra recopilaba la información sensible de estos usuarios con fines no demasiado claros, probablemente para acabar en manos de otras empresas.

Apple ha explicado la situación en Recode de este modo:

«Diseñamos nuestro Developer Enterprise Program exclusivamente para la distribución interna de aplicaciones dentro de una organización. Facebook ha estado utilizando su membresía para distribuir una aplicación de recopilación de datos a los consumidores, lo que constituye un claro incumplimiento de su acuerdo con Apple. A cualquier desarrollador que utilice sus certificados empresariales para distribuir aplicaciones a los consumidores se le revocarán sus certificados, que es lo que hicimos en este caso para proteger a nuestros usuarios y sus datos»

La restricción aplicada por Apple se limita a la red privada virtual, a través de la que funcionaba Facebook Research, afectando a múltiples de apps internas de Facebook y a sus empleados. Esto quiere decir que el resto de apps tales como Messenger, Instagram o WhatsApp siguen disponibles en la App Store y en pleno funcionamiento, de momento.

Veremos como acaba todo este asunto, lo que esta claro es que Facebook está jugando con fuego ¿no os parece?