Hoy en día dependemos tanto de la tecnología y de los gadgets que es importante optimizar las compras para ahorrar dinero. Es obvio que necesitamos un smartphone y un ordenador, pero no tiene por qué ser un ordenador nuevo, cuando hay ordenadores baratos que ofrecen una experiencia similar.

Cuando afrontamos la compra de un gadget hemos de valorar si lo queremos nuevo, de segunda mano o quizás algo intermedio, como son los equipos reacondicionados.

Yo suelo comprar equipos reacondicionados, siempre que puedo, lo último fue mi Apple TV 4K que me llegó como si fuera nuevo, cuando en realidad era un equipo refurbished o reacondicionado.

Hoy os quiero hablar de eso, de mi experiencia y de las 5 razones para comprar siempre equipos reacondicionados.

¿Por qué deberíais valorar la compra productos reacondicionados?

1. ¿Qué es reacondicionado?

Cuando quieres ahorrar dinero y comprar un equipo de segunda mano te abordan las dudas. ¿El equipo estará bien cuidado o me dará problemas? Y es que las compras de segunda mano no te dan garantías, más que las del fabricante si aún estuviera vigente.

Los productos nuevos obviamente tienen todas las garantías, pero son caros.

Luego están los productos reacondicionados, los cuales fueron equipos averiados que han reparado o de segunda mano. Todos los equipos reacondicionados pasan unas pruebas de re-ensamblaje y se cambia todo lo que esté dañado por componentes oficiales, dejando los equipos reacondicionados como nuevos salidos de fábrica. Pero obviamente, como no son realmente nuevos, son ordenadores baratos.

2. El precio final es la gran baza de los reacondicionados o refurbished

Los chicos de Infocomputer nos han enviado estos dos portátiles para probarlos, uno es nuevo siendo el modelo HP Elitebook 840 G4 y otro es reacondicionado siendo el modelo HP Elitebook 840 G1.

El reacondicionado tiene un precio, en Infocomputer, de alrededor de 300€ y el nuevo cuesta alrededor de 1.200€. En este caso la diferencia es escandalosa para una máquina casi igual, pero el nuevo G4 es más moderno y tiene mejor hardware, pero un usuario normal no notará diferencia.

Sin duda la mayor baza de los productos reacondicionados es que son mucho más económicos.

3. El producto final es igual reacondicionado que nuevo

Ahora vamos a poner a prueba estos dos equipos de HP (que os mencionaba en el punto anterior) y vamos a ver si realmente hay diferencias físicas entre nuevo y reacondicionado.

Estos portátiles son de Infocomputer, los cuales son expertos en vender productos reacondicionados y tienen ofertas increíbles en ordenadores baratos.

Como veréis en el vídeo adjunto, comprobamos que ambos parecen recién salidos de fábrica y es que ambos han sido revisados y modificados para dejarlos como nuevos, para posteriormente envasarlos.

4. Comprando productos reacondicionados apoyamos al medio ambiente

Los productos reacondicionados respetan el medio ambiente y es que para fabricar la electrónica se usan componentes químicos que son perjudiciales para el planeta.

En electrónica hay una normativa llamadas RoHs que especifica (entre otras cosas) que las soldaduras no pueden tener plomo. Esto es fue un drama, durante la transición del estaño, porque la soldadura sin plomo requiere de más temperatura para la fusión y a más temperatura puedes dañar los componentes electrónicos.

Plomo, mercurio, cadmio, plásticos… todos son perjudiciales para el medio ambiente pero sólo durante su tratamiento y un equipo reacondicionado ya ha pasado por esa fase de fabricación, por lo que comprar un producto reacondicionado ayuda a mantener el medio ambiente, ya que contribuyes en el reciclaje de gadgets que aún tiene mucha vida.

5. Los equipos refurbished tienen la misma garantía que nuevos

Un equipo reacondicionado tiene la misma garantía que uno nuevo, en España 2 años. Y además tienes el mismo periodo de devolución que si fuera nuevo, 14 días.

Además los productos reacondicionados han sido revisados dos veces por lo que es más probable que no tengas ningún problema.

A todos nos ha pasado el comprar un gadget nuevo y que vaya mal por tener un defecto de fábrica. Esto es debido a que todos los productos se verifican durante la fabricación, pero siempre se cuela alguno que no va bien, en la cadena de producción. Esto luego se puede detectar en el control de calidad (AQL) estadístico, pero como sólo se verifica alrededor de un 15% de los productos del lote, sigue existiendo un pequeño margen de error.

Los equipos reacondicionados tienen una segunda verificación que garantiza que esté casi en mejor estado que nuevo.

¿Habéis comprado productos reacondicionados? Contadnos vuestra experiencia.