Inicio Apple iPhone El nuevo iPhone 8 es más difícil de reparar, pero más resistente...

El nuevo iPhone 8 es más difícil de reparar, pero más resistente a los arañazos

Compartir

Apple ya ha puesto a nuestra disposición en sus tiendas sus nuevos iPhones 8 y 8 Plus. Ambos terminales quedaron un poco en la sombra en la keynote del pasado 12 de septiembre debido al One More Thing que nos tenía preparado la compañía, aunque esto no es motivo para despreciarlos debido a que no dejan de ser dos telefonazos.

Y como siempre que aparecen nuevos dispositivos, desde iFixit se han encargado ya de proceder a su correspondiente despiece, sacando conclusiones interesantes, la más obvia es que en comparación con el iPhone 7 la reparabilidad del iPhone 8 ha disminuido.

Pantalla y batería fáciles de reparar, no así la parte trasera del nuevo iPhone 8

Seguro que coincidiréis conmigo que cuando adquirimos un nuevo dispositivo ponemos todo nuestro empeño en protegerlo al máximo, una buena funda o protector de pantalla nos darán siempre algo más de tranquilidad ante cualquier accidente no previsto que pueda surgir nuestro terminal.

Lógicamente a nadie le gusta saber cuanto es de resistente su propio dispositivo sometiéndolo a duras pruebas, para ello ya hay canales especializados como en el vídeo que os muestro a continuación:

La principal conclusión es que el nuevo iPhone 8 es más resistente a los arañazos en las diferentes pruebas a las que ha sometido los cristales y a su carcasa con diferentes puntas, en previsión de los desperfectos que puedan ocasionarse en un supuesto contacto del teléfono, por ejemplo con unas simples llaves.

Como de costumbre, en iFixit ya se han encargado de desmontar el nuevo iPhone 8 indicando que las dos reparaciones más habituales como son la sustitución de la pantalla y la de la batería, serían razonablemente sencillas siempre que se cuente con las herramientas y conocimientos para ello.

Un 6 sobre 10 en facilidad de reparación

Aún así, cabe señalar que este portal especializado ha puntuado en un 6 sobre 10 la facilidad de reparación del nuevo iPhone 8, lo que lo sitúa un escalón por debajo de su antecesor que contaba con un 7 sobre 10, por lo tanto, para los entendidos en estos menesteres se podría decir que el iPhone 8 que cuenta con numerosos componentes, al menos en su conjunto, es más complicado de reparar.

Destacar en el caso de las hendiduras del altavoz y el micrófono trasero que vienen muy bien protegidos, y el terminal no se dobla con la fuerza de las manos, aumentando su resistencia en relación al iPhone 7 debido a que no de despegan los adhesivos que lo dotan de resistencia al agua.

Como nota negativa comentar que separar el cristal trasero cuesta una barbaridad, complicando un tanto más su reparación, motivo más para protegerlo con una buena funda. Aunque el uso de estas protecciones, como puede ser el protector de pantalla hacen que la experiencia de uso no sea la misma, bajo mi punto de vista.

Así que ya sabéis, si sois afortunados poseedores de un nuevo iPhone 8 cuidadlo al máximo para evitar dolores de cabeza.

¿No os parece?